El clásico quedó para Cardenales

Fernando Brito lleva la guinda. Cardenales ganó bien. (Foto: G. Irachet)

Que el de ayer no va a quedar entre los mejores Cardenales-Lince de la historia, eso es seguro. Al menos, técnicamente hablando, porque si de emotividad hablamos, la dosis fue la propia de un clásico. Al final, el que terminó a los abrazos fue Cardenales, que ganó 23 a 17, pero tuvo que pagar en euros el festejo frente a un Lince que se plantó firme y hasta el último instante amagó con escupirle el asado.

La irreverencia de los «grises» se materializó desde el comienzo, cuando Darío Elgart acostó el óvalo sobre el ingoal «purpurado» y puso a su equipo al frente. Pero hasta ahí llegaron las emociones fuertes en el primer tiempo. El juego entró en depresión y aparecieron las imprecisiones. Si el marcador se movió fue por cuatro penales de Germán Núñez, que redondearon el 12 a 10 parcial a favor del local.

La emoción volvió en el complemento. Lince se llevó puesto a Cardenales en el scrum, y en una de esas arremetidas logró colar a Juan Ávila en la valla. Un try de Mauro Gelsi y dos penales de «Chicho» pusieron de nuevo arriba al anfitrión, pero a una remontable distancia de seis. Lince mandó todo lo que tenía al frente y quedó a las puertas del try que necesitaba, pero chocó con un enorme candado de color Púrpura.

Fuente: La Gaceta – Foto: Gerardo Irachet