Descubrimos a una Puma en su guarida

Isabel con todas las camisetas que jugó este año.

Isabel Fontanarrosa, jugadora de Huarmi Cardenales y del Seleccionado Nacional, abrió las puertas de su casa para Rugby Tucumano. Sus sueños y sus proyectos para este 2012 que ya empezó para ella.

«Ya estamos entrenando a full porque este año será exigente y hay que estar preparada», dijo Isabel que ya está realizando la pretemporada con el plantel superior de Cardenales.

Amante de las pastas y de las salsas que ella misma inventa «sobre todo si tiene albahaca»,  esta estudiante de Educación Física conoció el rugby por casualidad y no lo soltó más. En menos de tres años se transformó en referente de Huarmi y del plantel nacional, que jugó el Sudamericano y  participó de los Juegos Odesur.

«Siento que el 2011 fue bueno porque crecí mucho en lo personal. Comenzamos bien con el seleccionado aunque perdimos con Brasil. Después seguimos con el club, con una muy buena idea de regionalizar la competencia ya que somos una de las regiones que más clubes tiene y poder competir cada quince días fue fantástico», decía Isa.

«Clasificamos primeras, con in goal invicto y pudimos poner dos equipos en el Regional aunque en el Nacional de Clubes sólo competimos con uno. El otro fue a Desarrollo lo que fue muy importante porque las chicas pudieron tener competencia», contó.

«La final la ganó Sixty…», se queda pensando. «No sé… creo que es bueno tener todavía un rival al que no le ganás. Sixty nos ganó siempre. Es importante para nosotras saber que todavía podemos seguir mejorando y todo se corrige desde lo actitudinal-anímico hasta lo táctico-técnico», analizó.

«Uno no es jugador de rugby hasta que no tiene compañeros al lado», señala como una definición de un deporte que la marcó, más allá de haber jugado al voley y competir en atletismo en su adolescencia, cuando aún soñaba con ser arquitecta. «Tuve que dejar porque jugaba al voley, entrenaba y después dibujaba toda la madrugada para ir a clases. Pensé en hacer algo que complemente jugar al voley y elegí el Profesorado de Educación Física», de la que le faltan apenas cinco materias para graduarse.

«Una vez hablábamos del destino. Si no hubiera elegido esta carrera, no hubiera conocido el rugby a pesar que tengo primos, sobrinos y tíos que juegan o jugaron al rugby… Uahu», exclama.

«En noviembre estuve en el Valentín Martínez, en Uruguay. Es un torneo de clubes donde UAR fue invitada y participamos con dos equipos. Si bien es un torneo de infantiles, este año fueron varias selecciones femeninas: Chile, Uruguay, Brasil y un combinado local, lo que se transformó casi en un Sudamericano.  Uruguay le ganó a Brasil, que no perdía hacía 7 años en Sudamérica y nosotros a Uruguay en la final. Lo que creo que no es un resultado menor», decía Isa.

Lo mejor, lo más emotivo que le pasó fue «emocionarme con el equipo Rojo en ese torneo donde estaban Micaela (Mano), Rita (Cazorla) y Yuyín (Sil Castro) tackleando una y otra vez en el partido contra Brasil… Me decía que no podía ser tan maricona pero me dí vuelta y mis compañeras estaban igual por el corazón que mostraron. Eso es inolvidable», repasó emocionada.

Después viajó a Manta, Ecuador, donde participó de los Odesur. «La gente muy bien, muy pura, natural. Nos sentimos muy bien ahí. Sentir que estás sumando una medalla para tu país, no para el deporte y nos hizo soñar un poquito para las competencias mayores: los Juegos Olímpicos».

Dicen que sufrir es crecer un poco. Isabel todavía no se saca de la cabeza la semifinal que se perdió en los juegos de playa, en una definición que le tocó a ella. Siente que fracasó. «Aunque tenga el apoyo de todos, no deja de comerme la cabeza» confiesa a pesar de saber que el rugby da revanchas. Y a eso apunta Isabel, amante de la literatura transmitida por su mamá profesora de letras y de su papá, que le legó la predilección por El Principito, la obra de Antoaine de Saint-Exupery.  Algo que también le dejó lo mejor del 2011: su amigo Bobsy Díaz Moreno, con quien comparte horas de entrenamiento.

«Mi meta más próxima es el torneo sudamericano. Si estoy en la lista, disfrutar el torneo y tratar de que se den los resultados. Sino, hacer fuerza a las que les toque estar», señala.

Los colores de Cardenales los lleva en el corazón.

«Y con el club, afianzarnos a nivel nacional. Lograr un título nacional. Me gustaría Sería muy bueno que se siga trabajando con la cantidad de equipos que tiene la región», anhela.

El equipo Harmi para Isabel tiene un profundo significado. «Me tocó sumarme en Cardenales pero le tengo mucho respeto y estoy muy agradecido a Mirta (Cabrera), que fue una de las primeras que peleó y pudo lograr esto que vivimos ahora con las comodidades que nos da Cardenales y tener el equipo que tenemos».

«Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que, algún día, cada uno pueda encontrar la suya», es una cita de un libro que seguro Isabel reconocerá inmediatamente.

Seguro que Isabel encontró la suya. Tiene forma ovalada y está en el corazón y en las manos de quien considera su otra familia, las Huarmi.

Ficha Personal

Nacida: 9 de mayo 1988.

Signo: Tauro.

Peso: 58 kg.

Puesto: wing.

Club: Cardenales – Huarmi.

Estudios: A punto de recibirse de Prof. de Educación Física.

Comida preferida: Pastas, con salsa de albahaca. Y mi abuela hacía pasteles de papa con carne, con olor a comino y nuez moscada. Me encanta comer.

Lectura preferida: El principito. «En cada momento de tu vida te deja algo de enseñanza».

Película: «Mar adentro», con Javier Barden y «La Vida es bella».

Música: la bossa.

Estado civil: «soltera pero con el corazón comprometido».

Agradecimiento:  Valentina Becker -fotos-