Contentos hasta la médula

Matías Orlando disputó el Mundial Juvenil el año pasado. Hoy está en el plantel Vodacom.

Matías Orlando, Juan Pablo Lagarrigue, Ezequiel Faralle y Germán Aráoz hablaron con Rugby Tucumano de cómo viven integrar el plantel para la Vodacom.

Fueron convocados por primera vez para integrar el Pladar y ya forman parte de un plantel que hizo historia en el rugby argentino.

Decir que están contentos, es poco. La alegría desborda.

Para Matías Orlando, el centro de Huirapuca, si bien se sintió contento cuando le dieron la noticia, la recibió tranquilo.  “Tenía la esperanza que se dé. Tranquilo porque sabía que podía quedar o no. Ansioso estaba, por supuesto pero tranquilo. Viajamos a Rosario, jugamos el sábado y el domingo volvemos. El hecho que seamos varios tucumanos es una ventaja ya que nos conocemos y vamos a estar más cómodos”.

También de Concepción y el mismo club, Ezequiel Faralle no ocultaba su alegría. «Sí, al fin. Ya está. Se fue el cagazo… ja, ja…Estoy contento y con mucha fuerza. Un poco más tranquilo con la noticia y ahora, hacer las cosas bien”.

Con su habitual soltura y sencillez, Chuky contó cómo se enteró que integraba la lista. «Nos llamaron de a uno y antes, Ricardo nos había preguntado si habíamos preparados los bolsos. Cuando entré, le dije yo: estoy esperando que me digas si lo desarmo o lo cierro al bolso. Y me contestó ‘cerralo, nomás’. Así supe que estaba en la lista. Una lástima los chicos que se quedan», se lamentó.

Quien no cabía de orgulloso era Juan Pablo Lagarrigue. «El Chancho» sabe que no hay demasiadas oportunidades y esta, es «una puerta que hay que saber aprovechar al 100% y a la vez, disfrutarla al mango».

Con 31 años, será uno de los experimentados del grupo y fue la sorpresa, porque estaba invitado al Pladar. «Quiero hacer las cosas bien y llegar lo más lejos posible en el torneo. Solamente pienso en la Vodacom. Lo que venga después, será bienvenido».

Tres meses estuvo entrenando y bajó 13 kilos. Tuvo un gran apoyo de entorno más íntimo y por eso quiere agradecerle «sobre todo a mi esposa, a mis viejos y mis hermanos. Y la gente del club, que está chocha porque tienen un jugador en la selección nacional. Me llovieron los mensajes de aliento y apoyo, aún sin saber si quedaba o no en la lista. Estoy muy contento por eso”, finalizó.

Otro que también festejó con la gente de su club fue Germán Aráoz, el pilar de Jockey Club. “Estoy bien, muy contento. Recibí mensajes todo el día y todos me felicitaron. La verdad era por lo que venía trabajando hace rato y venía entrenando. El puesto estaba muy peleado porque éramos varios pero por suerte, me gané un lugar. Ahora hay que seguir trabajando y pelear por un lugar en el equipo titular», aseguró.

Relacionados