Con un nivel pobre, comenzó el 6 Naciones

Foto: Scrum.com

Foto: Scrum.com

Comenzó este fin de semana el torneo de selecciones mas antiguo y tradicional del mundo y el arranque no fue auspicioso en cuanto a juego. Francia sufrió horrores para vencer a Italia en Paris y lo mismo le sucedió a Inglaterra en el estreno de Eddie Jones como entrenador frente a Escocia.

Escocia 9 – Inglaterra 15

El encuentro disputado en Murrayfield se vendía solo. Por un lado estaba el local que venía de una buena copa del mundo y del otro una Inglaterra con un debutante Eddie Jones en el banco.

El encuentro arrancó bien para Inglaterra que pegó primero con un try de George Kruis convertido por un luego impreciso Owen Farrell. Ese try despertó a Escocia que fue por todo en búsqueda de la igualdad. El seleccionado del cardo jugó un buen primer tiempo moviendo mucho pelota y abriendo la cancha, sin dudas esto desorientó al XV de la rosa. El problema con los locales fue el mismo durante todo el partido, mucha posesión de pelota pero poca capacidad de lastimar a un seleccionado inglés aún herido en su orgullo por su catastrófico desempeño en la última copa del mundo.

Los puntos de Laidlaw mantuvieron con vida al equipo del “cardo” pero que como dijimos antes pecó de inocente e inofensivo. Cada vez que la jugada reclamaba otro desenlace los locales lo arruinaron, así como un line cerca del ingoal inglés. El partido se perdió ahí. Lo del equipo de Vern Cotter es preocupante. Es muy Laidlawdependiente y si el medio scrum no esta inspirado lo sufren en demasía.

Mientras tanto Inglaterra, que hoy no contó con la puntería de Farrell, se mantuvo con vida gracias a la tarea de los “gordos” que fueron quienes salvaron la ropa. Párrafo aparte merece el a la postre “Man of the Match” Billy Vunipola, el octavo estuvo sumamente participativo y siempre con la pelota bajo el brazo para llevar adelante a su equipo. Minutos mas tarde llegó el try de Jack Nowell que sentenció el partido.

Luego de eso solo hubo tiempo para un nuevo penal del “9” escocés pero que no sirvió mas que para la estadística.

En lo que parece ser la premisa hoy en el rugby de Europa (ganar como sea) los de Eddie Jones se llevaron el triunfo y eso es lo que importa. Claro está que el australiano tendrá mucho que hacer, por lo pronto nombró capitán a Dylan Hartley y eso muestra que llegó a cambiar las cosas de raíz. Cotter tendrá mucho que hacer con el ataque de su equipo. A lo mejor si tuviera mas Laidlaws sería mas sencillo.

Francia 23 – Italia 21

El encuentro que se jugó en París fue más vibrante y emotivo, que bien jugado. Las ganas de Italia sorprendieron a una Francia que sintió la renovación de su equipo sin las grandes figuras.

Italia fue prolija en defensa y poco resolutiva en ataque, al contrario de su rival que logró los tries en el momento justo. Italia tuvo su momento en los primeros 20 minutos, donde paso a ganar el partido pero cometió un error, le dejo la iniciativa a Francia quien lentamente dio vuelta el partido y se puso arriba por un par de puntos. A menos de diez minutos del cierre, Italia pasaba al frente con un penal. Ahí apareció Sergio Parisse, que es el dueño absoluto de todas las potas italianas, para bien y para mal. Por intentar guardarse la guinda, el tercera linea provocó un penal en contra que convirtió el apertura francés Jules Plisson y con los minutos contados, Italia lanzó lo que tenía al ataque.

Pero Francia no cometería el mismo error y manejo bien la defensa. Tanto que sólo le dejó unos metros libres a los italianos quienes se se jugaron la vida con la última bola buscando un drop pero con el intérprete menos indicado: Parisse. Teniendo tres “10” en la cancha, el dueño de la azurra cometió un error que le costó la posibilidad de ganar en el último segundo.

Francia deberá demostrar mucho más que esta transición si quiere ganar el 6 Naciones. Italia tendrá que ser menos Parisse dependiente.

El inicio del 6 Naciones no fue muy promisorio. Sera acaso que Europa no se da cuenta de la decadencia en la que está cayendo su rugby de selecciones? Tienen Ligas de estrellas y millones y un juego de selecciones muy pobre, devaluado y donde está encarnándose la necesidad de ganar como sea. La tradición y la historia están sufriendo un duro cachetazo. Ojala Irlanda y Gales laven el honor del torneo