Bajo Hondo se cubrió de gloria

0.bhLos del Parque Guillermina le ganaron a San Martín y se adueñaron del torneo Desarrollo y vive momentos felices. 

Llevándose de un estricto criterio matemático, habría que concluir que el tercer título de Bajo Hondo llegó con dos años de retraso. Su primera consagración fue en 1991 y la segunda llegó una década después.

Pero qué importa ya la demora. El triunfo sobre San Martín (40-19) le permitió a los del Parque Guillermina apagar una sed de 12 años sin festejar un título. Y es tanta la alegría en el club que la espera ya no parece haber sido tan larga.

¡Pero vaya que lo fue! Sólo quedan un par de sobrevivientes de aquél primer Bajo Hondo campeón del nuevo siglo. Uno de ellos es Sergio Canivares, que pese a llevar ya 21 temporadas en la primera del club, vivió la previa de la final como si fuera un debutante.

«La noche anterior no pude dormir. Era uno de mis últimos partidos, porque ya tengo 39 años», se sinceró el capitán y también entrenador junto a José Pilo (jugó en el plantel campeón de 2001) y Benjamín Duffy. «Bajo Hondo es lo máximo. Me emociono cada vez que nombro a mi club, hasta pondría una casa aquí porque lo siento mío», agregó.

Otros, como Néstor Cardozo, experimentaron por primera vez la emoción indescriptible de ganar un título. «Somos gente que ama el club. Me da un orgullo tremendo haber conseguido esto con quienes considero mis hermanos. Se lo quiero dedicar a mi familia, y en especial a mi hijito que está en el cielo», expresó el primera línea, al borde de las lágrimas.

«Forwads sólidos y backs que cumplieron su función de marcar tries», fue la fórmula según el 9, Gonzalo Sánchez, que ya le apunta al Regional de Desarrollo. «No hay que relajarse. Este fue solo el primer paso», añadió.

Como escolta terminó Corsarios, que le ganó al CEC 37 a 14. En los otros partidos, Aguará Guazú le ganó a La Querencia 19 a 5, Tafí Viejo a San Isidro 32 a 19 y Monteros a Coipú 24 a 23

Fuente y Foto: La Gaceta.