Así lo ví yo

por marco lamoglia, de rugbytucumano

El scrum nacional se desarma. Gran tarea de los forwards locales.

Mucho tendrán los entrenadores tucumanos para corregir los errores que se vieron ante los Jaguares. Sobre todo en la defensa que comenzó el primer tiempo muy dormida y no supo defender bien en bloque. Salieron despistados y terminaron pagándola caro ante un conjunto argentino que marcó diferencias en los tres cuartos.

Otro punto a corregir fue, en la primera parte y algo de la segunda, la poca idea de ataque. Las construcciones de jugadas no estuvieron bien aceitadas. Muchas imprecisiones que terminaban en scrum en contra por el mal manejo de manos.

Pero no todas son pálidas. Los fowards tucumanos estuvieron al pie del cañón en gran parte del partido. Rápidos en el ruck, seguros en el line y demoledor en el scrum. Esa fue la principal arma del seleccionado Naranja. El que ingresó lo hizo bien. No se cayó. Presionó cuando lo tuvo que hacer y recuperó varias pelotas desde esa formación.

En el último mundial que se disputó en Nueva Zelanda, el scrum fue vital para el juego de manos posterior. Tucumán tiene scrum, resta el complemento pero aún quedan dos semanas para enfrentar a Chile. Sin dudas, los errores comenzarán a corregirse.