Ariel Castellina, volvió para quedarse

Cuando de nuestra pasión se trata, no importa la hora, ni el lugar. Lo importante es disfrutar todo lo que este deporte, que amamos, nos brinda. Fuimos hasta el Shopping El Portal para compartir una amena charla con un «gladiador» que regresa para cumplir uno de sus máximos sueños: salir campeón con la Primera de su club.

Por eso regresó. Ariel Castellina, quien muy joven partió hacia el rugby profesional,  volvió para quedarse.

¿Cuándo te fuiste para Francia?

Me fui en el 2004, hace exactamente siete años. En junio de 2004.

¿Qué experiencia tuviste allá?

Me fui de Uni directamente al Top 14 de Francia, jugué en el Agen por dos años. Muy  positivos, crecí bastante y aprendí de jugadores como Christian Califano, Jean Jacques Crenca, símbolos del scrum francés por mucho tiempo y de ellos aprendí bastante. Porque  por un tiempo fui su protegido y ellos siempre me enseñaban cosas. Viví un cambio total, pasar desde el rugby amateur al rugby profesional. Hay una diferencia abismal.

¿Quién te recibió allá?

Cuando llegué allá era todo nuevo, una cultura nueva. Quien me recibió fue el manager del equipo del Agen, Viví una semanas en el centro de formación hasta que me mudé, tuve tres meses de tiempo de adaptación, con altibajos. Me costó adaptarme a un nuevo idioma, a otra cultura, pero de a poco lo logré.

¿Cómo fue la experiencia de participar del Top 14?

La verdad fue impactante entrar y empezar a entrenar y fin de semana siguiente jugar frente al Toulouse, en una cancha con veinte mil personas, fue algo impresionante.

¿Alcanzaste a cumplir todas tus metas allá?

Creo que sí. Jugué en el Top 14, luego me prestaron a Lyon, un equipo de segunda división, pero con mucha ambición de subir al Top 14, pero cierta diferencia de categoría. Incluso pude jugar en Los Pumas. Hay sólo una meta que me falta cumplir en el rugby: quiero jugar y salir campeón con Universitario. Ya que es lo único que me falta hoy por hoy.

¿Cuál fue la experiencia que más te marcó en siete años de rugby profesional?

Lo que más me marcó es cuando fuimos a entrenar una semana con la armada francesa, con soldados que se estaban preparando para ir a combatir en Afganistán, en Irak. Fue un entrenamiento diferente, físico, mental que nos llevaron al cien por ciento. Hablar con esas personas, vivir con esa gente, escuchar sus historias es algo impactante.

En lo personal, ¿cómo viviste el desarraigo?

Al principio estuve seis meses solo, fueron seis meses muy duros. Luego fue mi novia, con quien me casé al poco tiempo. Por suerte estuve junto a otro argentino, que se llama Santiago Dela Pe, que me ayudó mucho en mi adaptación.

¿Cuál fue el rival más duro que enfrentaste?

En este nivel todos los fines de semana te enfrentas a un duro rival, no hay ni más, ni menos duros, son todos muy duros. La batalla de cada fin de semana es durísima.

¿Cuál fue el jugador que más te llamó la atención?

El jugador que más me impresionó, fue el fijiano Rupeni Caucaunibuca. Un wing que  también jugaba de centro. Era un jugador que podía ganar un partido él sólo.

¿El partido que más disfrutaste?

El partido con Toulouse, en Toulouse. Entrar al estadio enorme, con veinte mil personas, gente cantando, se me erizó la piel (piel de gallina como se dice). Imagínate, recién llegado a Francia con veintidós años, salir por el túnel y encontrarte con semejante estadio con tanta gente. No te termina de caer la ficha todavía.

¿Cuál tu mayor logro en el rugby profesional?

El mejor logro… hubo muchos. Fuimos campeones con Lyon en la segunda división, clasificar con el Agen para la Heinken Cup, y varios más.

¿Cuál fue el partido que más sufriste al perder?

El partido que más me dolió perder fue la final con La Rochelle, con el equipo de Franco Pani, que perdimos a 10 minutos de terminar el partido. Estábamos tocando el Top 14 con las manos y se nos fue.

Saliste campeón con el Lyon ¿Por qué decidiste regresar?

Decidí regresar porque hace siete años que estoy afuera y con la cabeza, hace más de un año, aquí en Tucumán. Otra de las cosas que aceleró mi vuelta fue mi hijo Bastien, que nació hace nueve meses. Como que ya me sentía un poco solo. La vida que llevamos allá es muy buena pero estás solo, solo con mi esposa Silvana. Lo charlamos y pusimos en la balanza y pesó más lo afectivo. Pués si bien sus ganas eran más fuertes que las mías, ella hace siete años hizo el esfuerzo por mí, dejó todo en la Argentina, viajó sola a Francia y bueno ahora me correspondía a mí, apoyar esa decisión.

¿Viniste a cumplir tu sueño, en tu club?

Sí, ya estuve por el club y estoy entrenando desde la semana pasada, esperando que llegue el pase. Que por suerte me llegó el martes a la mañana y ahora me pongo a disposición de los entrenadores para lo que ellos necesiten. Tengo ritmo de competencia, pues el campeonato  en el que salimos campeones, terminó el 17 de mayo, luego unas vacaciones, la mudanza y no tuve mucho tiempo para entrenar. Pero como te digo hace dos semanas que vengo entrenando para el club, entrenándome solo. Lo que sí pienso me debe faltar un poco de ritmo de partido y acostumbrarme a los compañeros.  Adaptarme a muchas caras nuevas, jugadas que no les conozco mucho.

¿Viste algo del rugby de Tucumán mientras estabas allá?

Siempre lo sigo al rugby de Uni por internet, estuve en contacto con Nicolás Centurión y otros compañeros que me transmitían lo que pasaba, como fueron los partidos, pero siempre siguiendo el rugby de Tucumán.

¿Cómo sigue la vida en el orden laboral?

Estoy pensando en lo que se puede hacer, no quiero desesperarme, no quiero hacer nada apresurado, siempre con tranquilidad, pero analizando mi futuro laboral. En cuanto a un proyecto de estudio, me gustaría pero debo aceitar el engranaje. No es mi fuerte… (Risas) pero me gustaría hacer algo.

Con el grabador de lado, la charla con Ariel siguió sobre sus experiencias en Europa y un análisis de cómo está evolucionando el rugby en la Argentina y en Tucumán.

Ficha Personal

Nombre: Ariel Castellina

Edad: 29 Años

Estado Civil: Casado

Nombre de su esposa: Silvana González

Nombre de su hijo: Bastien Castellina

Comida: Asado

Música: De todo- Rock Nacional – Internacional

Pelicula Preferida: «Gladiador»

Un Color: Azul

Una Mujer: Silvana González – Beyoncé

Equipo para enfrentar: Los Tarcos – Lawn Tennis

Referente: Jorge Aguirre – Christian Califano

Un Entrenador: Fredy Del Pero

Una Cancha: Uni a cancha llena

Un sueño: Llegar a la final con la hinchada de Uni cantando

Una Cabala: Entrar al campo con el pie derecho – Todo con el pie derecho .

Otro Deporte: Fútbol

Pagina de Internet: Entro a todas- www.rugbytucumano.com.ar

Producción: Guillermos Saus – Osvaldo Ortiz

Agradecemos la colaboración del local Sporting del Shopping El Portal.