Always Blacks

Foto: Marco G. Lamoglia

Foto: Marco G. Lamoglia

Seguro muchos de ustedes pensaran que me equivoqué cuando hice referencia al apodo de los neocelandeses pero no. ‪#‎NZL‬ venció a ‪#‎AUS‬ por 34-17 y es el primer seleccionado en ganar la Webb Ellis tres veces y además en retenerla. Por eso de ahora en más propongo llamar a estos muchachos los «Siempre negro» u «AlwaysBlacks» porque da la impresión que siempre son ellos los que ganan. Y si no es así, es porque de vez en cuando se dan una oportunidad de demostrarle a los demás que son mortales y pueden perder. Caso Rugby Championship de este año.

Es difícil escribir sobre los «Siempre Negro» porque resulta complicado decir algo nuevo. Sabemos de su haka, de su gran capitán, del genial «10» que juega con galera y bastón (negra, siempre negra) pero que cuando hace falta se calza la capa y salva la parada. Que su país parece la máquina de hacer jugadores porque nunca paran de salir figuras y sin no nacieron ahí los adoptan. El tema del banco de suplentes, más acaudalado que banco suizo y que encima dejan Fuera a nombres como Israel Dagg o Aaron Cruden también es harto conocido.

Lo que quizás si se puede decir y que parece nuevo es que en esta ‪#‎RWC2015‬ «los de negro» tuvieron que trabajar y mucho. El debut con ‪#‎LosPumas‬ no fue sencillo, 26-16, el resultado más apretado de los últimos años. Luego vinieron triunfos no tan vistosos pero si categóricos frente ‪#‎GEO‬‪#‎NAM‬ y ‪#‎TGA‬. La excepción claro, fue la lección gratuita de rugby que le dieron a los franceses en ‪#‎Cardiff‬, 62-13 y que pase el que siga. Vino ‪#‎RSA‬ y las cosas no resultaron tan sencillas pero aún así sacaron adelante el partido. Cuando no se brilla y hay que ensuciarse, y a eso también saben jugar. El festejo tras el 20-18 demostró que la batalla había sido dura.

El partido de hoy mostró nuevamente que los «Always Blacks» son humanos después de todo. Cometieron varios knocks on, fueron imprecisos y en ciertos pasajes no supieron como superar la muralla amarilla. Hasta se los vio nerviosos. Pero solo fue un instante porque después volvió a brillar Dan Carter y se terminó la historia.

Lo triste que tuvo para mi esta final es que no volveré a ver con esta camiseta al hombre que me llenó los ojos de rugby. El señor de galera y bastón dijo adiós. Me consuela saber que estuve ahí para quemarme las manos aplaudiendolo y viendo su última función. Merecido final y merecidos campeones los ‪#‎AllBlacks‬, perdón, los «AlwaysBlacks«

Gustavo M. Ribó