Aires renovados en el Círculo de Ex Cadetes del Liceo

El CEC con renacidos bríos vuelve al ruedo. La agrupación que nació a mediados de los ochenta y que tuvo un paso destacado en el rugby local, volvió a surgir con  fuerza en el Liceo Gral. Aráoz de Lamadrid.

Lo que comenzó como una reunión de viejos amigos, de a poco se fue convirtiendo en algo más serio y hoy es una hermosa realidad con un futuro promisorio.

Sergio Argañaraz, presidente del Círculo de Ex Cadetes, contó en su visita a Rugby Tucumano Radio que «en el año 1985 fundamos el Círculo con el rugby. En la primera promoción nos juntábamos a ver videos, comer asados y con la segunda promoción, se comienza con el rugby. Eramos chicos de 17 años que estábamos formando una institución que trascendió el rugby. Pero eso se perdió».

«En el 2009 regularizamos los papeles y comenzamos con fútbol y con hockey. Los viejos jugadores del CEC comenzaron a acercarse y realizamos encuentros a modo de tocata para sumar gente. Principalmente egresados y viejos jugadores, que no eran del Liceo, comenzaron a sumarse. Hasta que un día nos plantemos la necesidad y las ganas de ‘qué más queremos’. Si seguíamos como estábamos o si queríamos competir, ser referentes en la sociedad. Nos presentamos en la Unión que apoyó nuestra idea” contó Argañaraz y continuó explicando que “entramos en la categoría Desarrollo porque no tenemos todas las divisiones: tenemos una categoría infantil, una juvenil y la Pre Intermedia”.

Argañaraz está seguro que se va a crecer porque está la estructura y las condiciones para que suceda.  “Hoy estamos funcionando en los predios del Liceo Militar -añadió-. Es el principal semillero que tiene el Círculo porque estamos en permanente contacto con toda la comunidad educativa del Liceo: desde los alumnos, pasando por los educadores, los oficiales, los padres y nosotros como egresados que tenemos una presencia importante en el instituto gracias a que nos abrieron las puertas y pusieron todo a nuestra disposición para que podamos desarrollarnos como institución”.

«Formamos la M35 para jugar en Jujuy el primer partido. Eso surgió también después de una tocata y que el equipo que se vuelva a calzar nuevamente una camiseta que se había hecho en el año 2006 para jugar un torneo de veteranos», se sumó Hugo Quintana, miembro de la Comisión Directiva. «Fuimos a jugar a Jujuy, que fue muy importante y nos presentamos luego en el Encuentro de Veteranos en Universitario. El objetivo es armar todas las categorías. En febrero nos juntamos y no dejó de crecer la cantidad de chicos que se están acercando”, aseguró.

“Lo que más los atrae no es nuestro juego porque estamos lejos del ideal pero sí por la unión del grupo. Nos propusimos consolidar los valores y el grupo humano. El objetivo es a largo plazo” dijo mientras explicaba un hurra muy particular del CEC.

“La Rasca es un tipo de Hurra que nació en el círculo liceísta y la hacemos después de cada partido porque creemos que es un triunfo para nosotros cada partido. Nos proponemos un objetivo: lograr una jugada, un nivel de juego, intentar que el equipo funcione como grupo. Tucumán Rugby Verde y Universitario B nos dieron una paliza en el marcador pero para nosotros fue enriquecedor porque rescatamos chicos que juegan desde hace poco y se los ve como si lo hubieran hecho toda la vida” analizó los motivos del festejo.

“En los terceros tiempos intentamos resaltar los valores como la amistad, nos juntamos con el rival, creemos en las cosas simples del rugby que es con lo que crecimos”, finalizó.

Quienes quieran acercarse a la escuela de fútbol, de hockey y rugby infantil, pueden acerlo los sábados de 10 a 12, en calle Italia al 2409.